Online write my essay for me service

464px-Chapelle_Saint-Joseph_Amiens_110608_02

Samantha Rodríguez

 

San José, ó también conocido como José de Nazaret, era el esposo de la Virgen María, la Madre de Jesús; por lo tanto era el padre legal de Jesús. José aparece al inicio de los Evangelios de San Mateo (Mt 1, 1-16) y San Lucas (Lc 3,23-38), para demostrar que Jesús era descendiente de David y de Abraham, ya que los profetas así lo habían anunciado. Ambas genealogías difieren entre sí, pero  estas diferencias no son relevantes ya que para los judíos había dos paternidades, la legal y la natural, y ambas genealogías acaban por José, como padre de Jesús y esposo de la Madre de Jesús. (Cristiani, 1978)

Aunque entre sus contemporáneos era considerado como el padre natural de Jesús “¿No es éste el hijo de José?”(Lc 4, 22). Sin embargo, al principio del Evangelio se ve claramente que José no era el padre natural de Jesús: “José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo” (Mt 1,16) ya que era un misterio no conocido por los que vivían en su misma aldea. José era así aquel por el que Jesús se unía a David. ¿Por qué era tan importante que José, y más aún que Jesús, fuera descendiente del Rey David? Porqueera una promesa que Dios le había hecho a David:

“Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas y afirmaré su reino…Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente” ( 2 Sam 7,12.16)

El Mesías descendería de David, y reinaría para siempre. Y esa descendencia le provenía a Jesús de José, ya que era su padre legal y le otorgaba ese título de Hijo de David, como dice el mismo Evangelio. A continuación, la genealogía de Jesucristo para poder observar cómo se conectan Jesús con David, y por lo tanto con Abrahán, nuestro padre en la fe.

Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán: Abrahán fue padre de Isaac, Isaac de Jacob, Jacob de Judá y de sus hermanos… Matán de Jacob; Jacob de José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo” (Mt 1, 1-16)

El ángel del Señor se aparece en sueños a José para que no repudiase a María, y  le dice: “José, Hijo de David…” (Mc 1, 20). Y de nuevo, en Lucas 2, 4 aparece con ese título: “También José, por ser descendiente de David…”Claramente en el Evangelio, vemos que no podemos dudar de su genealogía

Además de ser hijo de David, como dice el Evangelio, era esposo de María. Dios necesitaba de un hombre que no solamente cuidara de la Madre de su Hijo, sino que compartiera los mismos sentimientos con ella, como era la castidad. “José fue el esposo de María, sin ningún comercio carnal, por el lazo único del matrimonio. Precisamente por ello ha podido ser llamado padre de Cristo, que había nacido de su propia esposa, con mucha más razón que si simplemente lo hubiese adoptado” (San Agustín, De nuptiis et concupiscentiis))

Esto aseguraba sus vidas consagradas totalmente a Dios, eran dos almas que se comprendían y se amaban en Él. También en el Evangelio se dice de José que era un hombre justo “José, su marido, era un hombre justo y no quería denunciarla” (Mt 1, 19). Para esto, es importante saber qué entendían los judíos por justicia, por ser un hombre justo.

Un hombre justo, no era meramente un riguroso cumplidor de la ley, a pesar de que en el Evangelio salía que José era fiel en el cumplimiento de lo prescrito por Moisés:

Cuando se cumplieron los días de la purificación, según la ley de Moisés, lo llevaron a Jerusalén para ofrecerlo al Señor, como está escrito en la ley del Señor… y para ofrecer el sacrificio según lo ordenado en la ley del Señor…” (Lc 2, 22-24)ó “Sus padres iban todos los años a Jerusalén por la fiesta de la Pascua” (Lc 2, 41)

Más bien, el ser un hombre justo se refiere también a un creyente tan sincero que se eleva a la verdadera santidad, es decir,  en pocas palabras, un hombre justo es un hombre santo. (Cristiani, 1978) José creía en la venida de un mundo nuevo que vendría con el Mesías prometido por Dios. Él por su parte, contribuiría a esta instauración siendo justo, ayudando a formar un pueblo nuevo, un pueblo más santo, viviendo él una vida que le agradase al Señor. (Galot, 1998) De esta manera, José no se quedaba simplemente en la ley sino que deseaba amar y agradar con todas sus fuerzas a Dios, y lo haría de la mano de su Esposa, María, y de su Hijo. San Agustín en el Sermón 51 dice “Admirad el carácter de este justo: con toda razón ha sido escogido como testigo de la virginidad de su esposa María

José vivía en Nazaret, un pueblo al norte de Israel, aunque no era muy conocido los Evangelios muestran la existencia de él. En Nazaret, José es el padre a los ojos de todos. El padre era el que tenía una enorme autoridad, y a quien se le sometía toda la familia, de manera especial los hijos, que le obedecían. En el Evangelio sale: “Jesús volvió con ellos a Nazaret, y les estaba sumiso” (Lc 2, 51)

Al mismo tiempo llama la atención de cómo a través del Evangelio, el ángel se aparece en sueños sólo a José porque él es el padre de familia, encargado de cuidar de María y Jesús y de tomar las decisiones para todos. Como por ejemplo, a él se le anunció el nombre que se le pondría a Jesús para que él por ser el padre se lo pusiera, como Zacarías se lo había puesto a Juan el Bautista por orden de Dios.  “(María) dará a luz un hijo, y le pondrás el nombre de Jesús, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mt 1, 21). Se le anunció que debían huir a Egipto “Un ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y estáte allí hasta que yo te avise” (Mt 2, 13), y de la misma manera cuando Herodes ya se había muerto para que regresaran a Israel. “Al morir Herodes, un ángel del Señor se apareció en sueños a José en Egipto y le dijo: Levántate, toma al niño y a su madre y vuelve a la tierra de Israel…” (Mt 2, 19-20)

Así se puede ver como Dios ha encargado a San José el ser custodio de María y de Jesús, pero también de la Iglesia universal, nos cuida y actúa como padre para nosotros.

En esta pequeña aldea de Nazaret, José se dedicaba al oficio de carpintero (Mt 13, 55)“¿No es éste el hijo del carpintero?” Un carpintero en aquella época era un hombre hábil, singularmente útil y muy estimado. “Mientras que sus manos, ágiles, tallan la madera, el alma se eleva, el corazón se une a Dios, la oración emprende su vuelo” (Cristiani, 1978)

José se ganaba la vida con el trabajo de sus manos, y se lo enseñó a Jesús para que cuando él faltara, Jesús pudiese mantener a la familia. De ese trabajo que aunque era discreto implicaban grandes habilidades, Jesús sacaría muchas de sus grandiosas parábolas. (Cristiani, 1978)

Aunque no nos lo relatan los Evangelio, José probablemente murió antes de que Jesús saliera a su vida pública, simplemente porque ya no se habla de él en el Evangelio; también porque en el Evangelio de San Marcos, se habla de Jesús como “Hijo de María” (Mc 6,3), como se solían llamar a los hijos de viudas, ya que el padre era el principal de la familia judía. José murió en secreto, sin ruido, sin llamar la atención del mundo; y lo mejor de ésta fue que murió en la presencia de Jesús y de María. Él ha sido un alma que ha agradado a Dios hasta el final, ha cuidado de su Hijo Encarnado y de la Mujer que le trajo al mundo. Por eso, José es San José, un hombre justo que se entregó a Dios del todo y por amor.

 

 

 

Referencias

  • San Agustín, De nuptiis et concupiscentiis, Libro 1, nº 11-12
  • San Agustín, Sermón 51
  • Cristiani, L. (1978) San José. Patrón de la Iglesia Universal. Madrid, España: Rialp S.A.
  • Galot, J. (1998) José, Hijo de David. Madrid, España: Caparrós Editores, S.L.